viernes, 28 de mayo de 2010

El aún misterioso Genoma Humano

Genoma humano. Créditos: Flickr.
Exactamente cuántos genes forman el genoma humano sigue siendo un misterio, a pesar de que los científicos anunciaron la realización del Proyecto del Genoma Humano hace una década. El proyecto para descifrar el mapa genético de los seres humanos se suponía que debía revelar todos los genes que producen proteínas necesarias para constituir un cuerpo humano.

El genoma humano es la totalidad de información contenida en el ADN de las células. A través del genoma es posible comprender como se determinan las características tanto físicas, psicólogicas e intelectuales de cada ser humano.

"No sólo no sabemos los genes que hay, ni cuántos son", expresa Steven Salzberg, de la Universidad de Maryland en College Park, el 11 de octubre durante un discurso en la conferencia "Más allá del genoma", que se celebró en Boston. La mayoría de las estimaciones sitúan el número de genes humanos en 22,000 genes, que se halla entre el número de genes de un pollo y el número de una uva.

La planta de uva tiene 30,434 genes, según el último recuento. Los pollos tienen 16,736 genes, un número  que  probablemente crecerá a medida que los científicos dan el toque final en el genoma de la gallina. Al igual que en los seres humanos, los totales de los genes de cada especie no son tan precisos como parecen y están sujetos a revisión.

La estimación más precisa sobre el número de genes humanos se encuentra en la base de datos RefSeq mantenida por el  Instituto Nacional de Salud de EE.UU., comenta Salzberg. Expone los argumentos para favorecer esta estimación, tales como la inclusión de todos los genes confirmados hasta la fecha, en un artículo publicado en mayo en Genome Biology. En el recuento de RefSeq, los humanos poseen 22,333 genes. Pero otra base de datos lista 38,621 genes humanos. Y un proyecto diferente llamado Gencode reconoce actualmente 21,671.

Estas cifras dispares provienen del hecho de que los genes sólo representan alrededor del 1 por ciento de los 3 mil millones de nucleotidos Tianina, Guanina y Citosina que componen el libro de instrucciones genéticas humanas. Y los genes no están convenientemente dispuestos en el código genético. En cambio, los genes humanos se encuentran en piezas de codificación de proteínas llamadas exones, intercaladas con secuencias de ADN que no tienen la proteína. Estos espaciadores se llaman intrones.

Para dificultar aún más las cosas, cada exón en un gen codifica para una porción de una proteína. Las células pueden mezclar y combinar diferentes combinaciones de exones para producir proteínas diferentes.

Tradicionalmente, los científicos han utilizado programas informáticos para tamizar a través de miles de millones de letras del ADN e identificar las localizaciones de los genes. Los programas han mejorado con los años, pero todavía no son tan buenos para averiguar cómo los segmentos de codificación de proteínas-son empalmados, añade Clara Armid, un biólogo de cómputo en el Wellcome Trust Instituto Sanger en Hinxton, Inglaterra.

En medio está involucrado en el proyecto Gencode, un esfuerzo para identificar todos los genes humanos y las permutaciones de los genes que pueden dar lugar a una serie vertiginosa de las proteínas. Ella y sus colegas seleccionan los genes de la vieja usanza - a mano. Los investigadores obtenien un montón de pistas sobre donde los genes están ubicados empleando gen-buscadores, estudios de la secuencia del ARN producido por los genes, y de las comparaciones del ADN humano con los genomas de otros animales. Sintetizar toda esa información permite a las personas encontrar con precisión y marcar las ubicaciones de los genes. "Los mejores métodos computarizados podría replicar la anotación manual de sólo 40 a 50 por ciento del tiempo", dijo Armid en la conferencia "Más allá del genoma".

El equipo Gencode no ha terminado con su trabajo; varios cromosomas todavía necesitan el toque humano. Gencode ha contado 21,671 genes humanos. "El número va a subir, definitivamente", añade Armid. Ya que el equipo ha localizado varios nuevos genes en el cromosoma 4, gracias a los datos de los proyectos de secuenciación del ARN, dijo.

Exactamente cuántos nuevos genes pueden ser localizado por la secuencia de ARN en lugar del ADN es una incógnita. Los científicos que la secuencia de ARN de moscas de la fruta descubrió 1.938 nuevos genes, expreso en la conferencia Brenton Graveley de la Universidad de Connecticut Health Center en Farmington.

La colección mamífera del gen, un esfuerzo para catalogar todas las versiones de larga duración en el ARN de los genes, ofrece 18.877 genes humanos. Ese número es probable que represente el límite inferior de la cuenta de genes, añade Salzberg.

Si los nuevos métodos de secuenciación del ARN detectan la misma proporción de nuevos genes en las personas que se encuentran en las moscas de la fruta, el genoma humano podría obtener cerca de 3.000 genes más, además de los ya confirmados por RefSeq. "Eso sería un resultado emocionante", narra Salzberg. "Me sorprendería, pero me gustan las sorpresas en la ciencia".


Referencia:

lunes, 24 de mayo de 2010

Un rayo puede provocar alucinaciones

Bola de luz. Créditos: G. Hartwig, Colección NOAA.

Más allá de parecer producto de la imaginación, movimientos de un relámpago pueden estimular los cerebros de las personas y hacer que alucinen manchas brillantes de luz de la misma manera que un procedimiento médico lo hace cuando se aplica en los campos magnéticos del cerebro, proponen dos físicos. Los hallazgos podrían ayudar a explicar informes de centellas, misteriosas esferas flotantes de las cuales se ha hablado durante siglos, pero que son poco conocidos. El artículo que describe la idea aparece en Physics Letters A.

"No pretendemos tener una solución para el misterio de las centellas", dice el coautor del estudio Alexander Kendl, físico de plasma en la Universidad de Innsbruck en Austria. "Pero esta es una hipótesis posible".
Un rayo se forma cuando las cargas eléctricas llegan a ser físicamente separadas en una nube de tormenta y acumulan potencial eléctrico entre ellos, que se descarga de manera súbita. En algunos casos, Kendl narra, que pueden venir rápidamente: de 20 a 60 movimientos del relámpago, cada uno en el orden de 100 milisegundos de largo, que caen en el curso de varios segundos.

Estos movimientos repetitivos y raros, fueron los que sirvieron para que el equipo de Kendl, encontrara quela generación de campos magnéticos son muy similares - en fuerza y en la forma de ascenso y la decadencia en el tiempo - a los utilizados en una técnica llamada estimulación magnética transcraneana o TMS.

TMS se aplica en los campos magnéticos del cerebro para tratar enfermedades neurológicas y psiquiátricas tales como derrames cerebrales y la depresión. Mientras que la estimulación se está aplicando en la corteza visual, algunos pacientes reportan haber visto manchas de luz en su campo de visión. Tales experiencias, de ver la luz cuando en realidad no entra en el ojo, son conocidas como fosfenos. (Los patrones de luz que se ven cuando se frotan los ojos cerrados son otro tipo de fosfeno.)

Al trabajar con el estudiante graduado Innsbruck Josef,  Kendl calculo que los movimientos repetitivos de un rayo provocaría fosfenos "asombrosamente bien." Una persona tendría que estar dentro de unos 200 metros del rayo para experimentar el efecto.

Pero Thomas Kammer, un experto en TMS en la Universidad de Ulm en Alemania, no está convencido. Los pacientes de la EMT reportan haber visto diferentes tipos de fosfenos, pero generalmente no coinciden con las descripciones de las centellas. "No me puedo imaginar que los fenómenos visuales de larga duración como se describe con las centellas pueden estar basada en fosfenos inducidos", escribió Kammer en un correo electrónico.

Los científicos han propuesto antes que los informes de bolas relámpago puede ser atribuidos a las alucinaciones visuales, pero el nuevo estudio es el primero en cuantificar el fenómeno en detalle y se refieren a un fenómeno conocido. En 2008, investigadores de Suecia propusieron que los campos magnéticos asociados con los rayos podría afectar a las neuronas de la parte del cerebro conocida como el lóbulo occipital, que desencadena las crisis epilépticas e induce a visiones que se han descrito como centellas.

"Hay más evidencias de que la mayoría, si no todas, de las observaciones de centellas son creadas por la interacción de campos magnéticos generados por un rayo con el cerebro humano", dice el co-autor del estudio, el expertos en electricidad Vernon Cooray de la Universidad de Uppsala en Suecia .

Los científicos han luchado durante siglos para explicar el rayo en bola, en parte porque los informes de la misma son tan variados. Se describe a menudo como una bola de color amarillento que se cierne alrededor de la altura del ojo por un par de segundos antes de desaparecer. Pero otros reportes describen rayo en bola de varios colores en movimiento rápido, debilitándose o incluso la explorando, algunos más dicen que esta acompañado por un penetrante olor o sonido.

La diversidad de descripciones, Kendl dice, sugiere rayo en bola puede ser un término general que describe muchos tipos diferentes de experiencia.

Referencias:
Alexandra Witze, "Lightning May Cause Hallucinations", Wired.
J. Peer and A. Kendl, "Transcranial stimulability of phosphenes by long lightning electromagnetic pulses", Physics Letters A, 375 (2010) | doi:10.1016/j.physleta.2010.05.023

viernes, 21 de mayo de 2010

Homo gautengensis, nuevo homínido

Reconstrucción del Homo gautengensis. Créditos: Darren Curnoe.

En el año de 1977 se descubrió el fósil parcial de un cráneo que genero expectativas. Se catalogo como Stw 53, fue encontrado en las cuevas de Sterkfontein, consideradas como la Cuna de la Humanidad, en Sudáfrica, cerca de Johanesburgo.

Durante algunos años se considero el fósil perteneciente al Homo habilis, pero fue durante eventos recientes cuando se recupero, restauro y realizo una reconstrucción. El proceso a cargo del paleoantrópologo Darren Curnoe, concluyo al determinar que se trataba de una nueva especie, que se le llamo Homo gautengensis. Los resultados fueron publicados en Homo-Journal of Comparetive Human Biology.

Previamente los fósiles hallados en la cueva se había catalogado como miembros del genero Homo, pero no se habían clasificado en ninguna especie. A través de las comparaciones con otros fósiles, se llego a la conclusión de que el fósil Stw 53, pertenecía a una nueva especie, aparecida antes que el Homo habilis, considerado hasta ese momento la primera especie humana.

El Homo gautengensis caminaba erecto en el sur de África hace dos millones de años hasta hace 800 mil años. Era una especie que media un metro de altura y pesaba cerca de 50 kilogramos.

Sus registros molares son relativamente grandes, evidencia de una dieta vegetariana que exigía demasiada masticación, una característica que comparten con los Australopitecus, fósiles descubiertos en la misma cueva.

En el lugar del hallazgo, también se descubrieron herramientas líticas, los cuales a pesar de que son primitivas denotan que empleaban tecnología para la obtención y preparación de comida.

Pese a ser un ancestro del Homo habilis, aún no se considera que sea un ancestro del Homo sapiens.También se cuestiona por su dieta estrictamente herbívora y se aboga por una omnívora, puesto que ya había abandonado la vida en los árboles, al contrario del los Australopitecus.

Referencia:

Bob Beale, "New species of human ancestor identified", UNSW.

¿Vida artificial? La primera célula creada por genoma sintético

Detalle del organismo Mycoplasma mycoides. Créditos Science.

Científicos del Instituto J. Craig Venter de EEUU consiguieron desarrollar un genoma sintético, mediante la síntesis química, que controla las funciones de una célula bacteriana. El genoma de la bacteria Mycoplasma capricolum fue sustituido por otro sintético con la secuencia de la especie Mycopasma mycoides, pudiendo actuar y reproducirse como la segunda. Este avance podría tener implicaciones para la solución de problemas energéticos y medioambientales.

“Hemos creado una ‘célula sintética’, que está controlada por un genoma ensamblado con fragmentos de ADN sintetizados químicamente”, explica a SINC Daniel Gibson, investigador del Instituto J. Craig Venter de EE UU. Los científicos de esta fundación presentaron sus resultados en la revista Science sobre la bacteria ‘Mycoplasma mycoides JCVI-syn1.0’, la primera célula controlada por un genoma sintético.

El equipo previamente había logrado, sintetizar y copiar químicamente un genoma bacteriano, y por otro, trasplantar el genoma de una bacteria a otra. Lo que han logrado ahora es reunir ambos métodos: primero sintetizar el genoma del microorganismo Mycoplasma mycoides y después trasplantarlo a Mycoplasma capricolum, al que se le extrajo el suyo.

El nuevo genoma logró activar la célula receptora para que produjera proteínas y se auto-replicara como M. mycoides. Surgió así Mycoplasma mycoides JCVI-syn1.0, “que no se puede considerar una nueva especie o subespecie porque es muy similar a la natural”, considera Gibson. “Como el software del ADN construye su propio hardware, esperamos que las propiedades de las células controladas por el genoma sintético sean las mismas que las que habría si toda la célula se hubiera producido sintéticamente”.

El genoma sintético es una copia del original salvo en 14 genes. El investigador explica que dos se desorganizaron durante el proceso, “pero los otros doce se eliminaron o alteraron intencionadamente, diez de ellos para formar cuatro secuencias que actúan como ‘marcas de agua’ para diferenciar el genoma sintético del natural, y que reemplazan a genes que sabíamos que no eran esenciales para la viabilidad”.

Los científicos se refieren a la célula resultante como ‘sintética’, pero en realidad sólo es sintético el genoma. Gilbson aclara que, aunque el citoplasma de la célula receptora no es sintético, “después de trasplantarla y replicarla en una placa para formar una colonia, la progenie no contendrá ninguna de las proteínas que estaban presentes en la célula receptora original”

Aplicaciones energéticas y medioambientales

De momento los científicos han tomado como modelo el genoma de M. mycoides, pero en el futuro desean partir de otros organismos y crear bacterias capaces de realizar tareas específicas para ayudar a resolver problemas tanto energéticos, como la producción de combustible, o los medioambientales, mediante microorganismos que limpien ambientes contaminados.

“Hemos aprendido mucho con esta prueba de experimento conceptual y ahora estamos listos para construir diferentes organismos”, indica Gibson. “Por ejemplo, nos gustaría utilizar la información de secuenciación disponible y crear células que puedan producir energía, productos farmacéuticos, compuestos industriales, o que permitan secuestrar el dióxido de carbono”.

Los investigadores también confían en que el método desarrollado ayude a comprender mejor los mecanismos básicos que dirigen toda la vida. “Ya hemos empezado a trabajar con el objetivo final de sintetizar una célula mínima, con sólo la maquinaria necesaria para llevar una vida independiente”, destaca el científico.

“Ahora que somos capaces de sintetizar una célula de un genoma sintético, podemos probar su funcionalidad. Podemos ir reduciendo el genoma sintético y repetir los experimentos en los trasplantes hasta que ya no se puedan eliminar más genes, y el genoma quede tan pequeño como sea posible. Esto nos ayudará a comprender la función de cada gen en una célula y qué ADN se requiere para sostener la forma de vida más simple”, continúa.

En el estudio se apunta que si los métodos descritos se pueden generalizar, “el diseño, la síntesis, el ensamblaje y el trasplante de cromosomas sintéticos ya no será un obstáculo para el progreso de la biología sintética”, y se prevé que los costes de los procedimientos serán cada vez más baratos y automáticos.

Implicaciones éticas

Los autores también hacen referencia en la publicación a las implicaciones éticas de este avance en biología: “Las discusiones éticas relativas a la síntesis de vida las tenemos desde las primera etapas del estudio. Según se vayan extendiendo las aplicaciones de la genómica sintética, anticipamos que este trabajo continuará planteando asuntos filosóficos con implicaciones sociales y éticas. Animamos al dialogo continuo”.

“Cualquier nueva área de la ciencia o la tecnología se puede emplear con fines positivos (en el caso de la genómica sintética: nuevos biocombustibles, nuevas vacunas y medicamentos, agua potable…) o pueden ser utilizados de una manera negativa”, plantea Gibson.

“Desde el primer día del programa de investigación para crear la célula sintética, hace ya casi 15 años, hemos trabajado duro para establecer un diálogo con especialistas en bioética, los gobiernos de EE UU y de otros países, miembros del Congreso, educadores, estudiantes y los medios de comunicación. Esta área de la ciencia se ha analizado en detalle y creemos que tiene un gran potencial para el bien de la sociedad si se usa con prudencia. Tenemos la intención de ser líderes en hacer esto una realidad”, concluye.

¿Es realmente vida artificial?

Considerar la mezcla de genomas en la obtención de un nuevo organismo, no se percibe estrictamente como la creación de vida artificial, puesto que se parte de piezas ya existentes.  Para ello se requiere recurrir a nuevas rutas metábolicas (que no estan en la naturaleza), nuevas enzimas que se produzcan y que finalmente tendran que ser transcritas a un nuevo código genético, cuyos genes sintetizarán nucleotidos básicos para la funcionalidad de una nueva célula. Una meta que si bien es posible, aún no se ha concretado.

Referencia bibliográfica:

Daniel G. Gibson, et al. “Creation of a Bacterial Cell Controlled by a Chemically Synthesized Genome”. Science, 21 de mayo de 2010.

viernes, 14 de mayo de 2010

Barreras de contención en el refugio de Vida Silvestre Breton. Créditos: Guardacostas de EE.UU.

De detenerse la fuga del pozo de la que fue la plataforma Deepwater Horizon en los próximos días, el daño ambiental en el Golfo de México seguirá siendo grave, pero probablemente no de larga duración. Pero si no se logra tapar, en un lapso mayor a un mes, el Golfo puede ser profundo y permanentemente alterado.

A miles de kilómetros de pantanos, praderas de pastos marinos y arrecifes de coral pueden ser dañados sin posibilidad de recuperación. Este es el peor de los caso, y aún esta lejos de ser cierto.Pero mientras el petróleo sigue fluyendo, las probabilidades de que esto ocurra aumentaran.

"Lo que me preocupa es que esto podría convertirse en un problema crónico, no sólo un mal menor", comenta el ecologista James Cowan, de la Universidad Estatal de Louisiana.

Las altas concentraciones de petróleo son muy tóxicos, pero las bajas concentraciones tienen amplias repercusiones. Dado que el aceite se filtra a través de las redes tróficas, retarda el crecimiento de plantas y animales, dejándolos vulnerables a la depredación y la enfermedad, y menos aptos para reproducirse. Con el derrame en aguas profundas que ya es demasiado grande para contener e impredecible, la cuestión ya no es si va a causar daños, sino ¿cuánto daño provocará?

Si el flujo se detiene pronto, las poblaciones afectadas podrán recuperarse de las pérdidas en pocos años e incluso antes si el aceite permanece en el mar el tiempo suficiente para ser batido por las olas y consumido por los microbios. Los ecosistemas se mantendrán intactos.

Pero si los flujos de petróleo siguen, las poblaciones vegetales y animales pueden ser empujadas a   niveles de un punto de inflexión, llegar a un número tan bajo que la recuperación es imposible. Algunas de las especies restantes se vuelven más comunes, y otras menos. La interrupción favorece los oportunistas de bajo nivel para apresurarse a nichos de reciente apertura. Si esto sigue sucediendo, toda una región puede ser afectada.

Esto parece haber sucedido en el noroeste del Atlántico, donde la sobrepesca de bacalao motivó su reemplazo permanente por cangrejos y peces de carnada . En el noroeste del Mediterráneo, una confluencia de la sobrepesca, la contaminación y el cambio climático impulso el reinado de algas y medusas . No hay marcha atrás de esa transformación, al menos no en escalas de tiempo humanas pertinentes. Ese grado de cambio es ahora concebible en gran parte del Golfo de México.


"Si una perturbación es lo suficientemente extensa y dura lo suficiente, se puede cambiar de un ecosistema a un estado completamente diferente", comenta John Valentine, científico en el Laboratorio de Sea Island Dauphin en Alabama.  Llama a los ecosistemas de inflexión "la más extrema de las posibilidades", pero si el derrame del petróleo continúa durante varios meses, bien podría suceder en una área aún más amplia. "Podría haber consecuencias graves para las especies locales", añade.

No es sólo una red trófica que está en peligro en el Golfo, sino un mosaico entrelazado de las redes. Un componente importante es la flora bajo el agua del mar que forma una franja de varios kilómetros de profundidad a lo largo de la costa. Esta flora son el hogar de muchos peces comerciales, especies de moluscos y son criaderos de peces migratorios otros.

El pasto marino es una especie clave, fundamental para la supervivencia de muchas otras especies, y en última instancia, la celebración del ecosistema en conjunto. Si se filtra el aceite en el fondo marino, las raíces del pasto marino podrían ser sofocados, impidiendo que vuelva a crecer. Lo mismo sucede para las gramíneas que están en la superficie del agua en las marismas costeras, que son sustento para otros peces y crustáceos. Cuando mueren las hierbas del pantano, se mezclan con el agua, sumergiendo los pantanos tan profundo que las nuevas plantas no pueden crecer.

"La muerte de la vegetación no conduce automáticamente a la pérdida de humedales de manera permanente", pero tiene ese potencial", añade el ecólogo Irv Mendelssohn de la Universidad de Carolina del Norte.

Sin embargo, "he trabajado en una serie de derrames de petróleo donde la flora no soporto, pero fueron capaces de recuperarse después de unos años", comenta Mendelssohn. Su experiencia pone de relieve el carácter imprevisible de los puntos de inflexión. Un factor clave es la presencia de otros problemas ambientales.

Por desgracia, el Golfo destaca por la pesca y la contaminación.  Presas del río Mississippi y los diques han alterado las corrientes de agua y sedimentos que históricamente alimentaban el delta. En los últimos 50 años, unos 1.500 kilómetros cuadrados de humedales han desaparecido, pérdidas de algas marinas varían entre el 12 por ciento al 26%. Los investigadores han reportado cambios en la composición de especies y zonas de cultivo, un patrón que se considera sintomático de los ecosistemas al borde de la inflexión.

"El sistema ya está degradando", dice la ecologista Reed Denise de la Universidad de Nueva Orleans.  Es demasiado pronto para saber si los sistemas locales estan en riesgo, pero "el petróleo podría poner el punto final a los pantanos que ya están al borde", agrega.

Especialmente vulnerables son los pastos marinos y pantanos en el oeste del Golfo, que albergan una pesquería por valor de 2.4 mil millones dólares anualmente. La parte occidental del Golfo tiene pocas playas, que permitirían que el aceite se limpie con relativa facilidad, ya que se lava en tierra. Carece de las islas barrera en las costas septentrionales y orientales, con olas calmadas y lento avance del aceite. Las costa de Luisiana en cambio podrían absorber el aceite como una esponja.

"No hay una primera línea de defensa", narra Cowan

También es importante destacar que los ecosistemas del Golfo se encuentra lejos de la costa, en las plataformas continentales ricas en corales. Estos son el hogar de complejas redes que soportan muchas especies de peces. Estas áreas se verán afectadas, aunque nunca llegue a la tierra el petróleo, comenta Cowan.

Las corrientes del Golfo pueden llevar el derrame a lo largo de las costas este y oeste. Dependiendo de  los vientos  y el tamaño final del derrame, el petróleo podría ir en cualquier dirección, o en ambas cosas. Otra corriente podría llevar el derrame a Florida. En unas pocas semanas, la temporada de huracanes en la cuenca del Atlántico se iniciará, con lo que las tormentas que podrían llevar el aceite a las profundidades de los humedales.

"En este momento, todo esto depende de la dirección del viento", finaliza Reed.


Referencias:

Brandon Keim, "Gulf Coast May Be Permanently Changed by Oil Spill", Wired.

Quizá sea posible revertir la sordera

Créditos: Flickr/matthijs.

Escuchar música a un alto volumen con los audifonos puestos es motivo de perdida audición, sin embargo un estudio de células madre en ratones es motivo de esperanza.

Un equipo dirigido por Stefan Heller de la Universidad de Stanford se dispuso a aclarar los principios básicos de cómo el oído interno detecta sonido. Pero también crearon grupos de células que potencialmente pueden reemplazar las dañadas en el oído. Sus hallazgos se publican en Cell.
 
"Básicamente, se estudio la naturaleza del oído interno, lo que se sabe acerca de los procesos en los que esta implicado y luego simplemente se imitó en un tubo de ensayo", narra Heller.

El oído interno contiene pequeñas células de pelo que se deforman cuando las ondas sonoras se transmiten por el medio. Poco se sabe acerca de cómo estas células transforman las ondas acústicas en señales neurales y como se interpreta el sonido, explica Heller.

Aún persisten dudas sobre este sentido en comparación con otras modalidades sensoriales, como la visión, porque el oído interno es menos accesible y hay relativamente pocas células. A diferencia de las células oculares, las células para la audición generalmente no se regeneran una vez que mueren. Terapias con células madre o células derivadas de embriones que pueden convertirse en tipos celulares múltiples, se consideran como la vía mediante la cual se puede restablecer la audición normal.

El equipo de Heller trataron células tomadas de embriones de ratón con varias moléculas de señalización que les convenció para convertirse en células que parecían y funcionaban como las células del oído. El equipo utilizó un microscopio electrónico de barrido, que forma imágenes de alta resolución mediante el bombardeo de la muestra con electrones. Las imágenes revelaron que las células de diferentes alturas unidas entre sí y los bloques formados. Cuando los haces se estimularon mecánicamente con un trozo delgado de vidrio, las células generaron corrientes eléctricas que se asemejan a los producidos por las células ciliadas jóvenes.

Para los pacientes que pierden las células auditivas debido a causas comunes, como daño por ruido, los compuestos tóxicos o la edad, hay una buena posibilidad de que la regeneración de estas células podría ser una alternativa al uso de implantes cocleares, añade Albert Edge, científico de la Universidad de Harvard que investiga formas para reemplazar las células dañadas en el oído interno. "Si realmente funciona bien, podría ser una cura en lugar de un tratamiento", comenta.

El método para crear células de audición también permitirá a los científicos descubrir moléculas que permiten percibir el sonido. Tratando de encontrar un medio que estimule el crecimiento de las nuevas células.

Pero aún queda un largo camino por recorrer. "Sólo porque se han obtenido células en un experimento, eso no significa en el oído se va a hacer que funcionen", dijo Edge.

Para restaurar la audición, los investigadores todavía tienen que encontrar la manera de producir millones de células ciliadas, las células madre que previenen la formación de tumores, y traducir tal procedimiento en las células humanas. "Estoy muy cautelosos en decir que esto conducirá a una cura para la sordera", agrega Heller. La curación se lograra por lo menos en una década.

Hasta entonces, el mejor compromiso posible es escuchar música a un volumen moderado.

Referencia
Janelle Weaver,"Stem Cell Solution for Hearing Loss Makes Progress", Wired.

viernes, 7 de mayo de 2010

Marvel Comics "Hulk: futuro imperfecto"

"Hulk futuro imperfecto" (Hulk: Imperfect future) recrea los hechos que suceden en Distopía, un futuro en el cual las consecuencias de las guerras ocurridas durante el Siglo XXI han infectado con radiación todo espacio posible, la cual consumió todo el planeta volviendo el cielo una capa gris. Donde los pocos que quedan luchan por sobrevivir y cubrir de la forma que sea sus necesidades.

Un futuro en el cual los héroes son solo el recuerdo de un pasado mejor y para muchos son sólo leyenda. Donde "El Maestro" controla todo aspecto y tiene atemorizada a la población. A este futuro viaja Robert Bruce Banner para poder detener al Maestro, puesto que él es responsable de su existencia.

El Maestro que hace uso de la Policía Gravitatoria, Perros de Guerra e instrumentos de tortura para mantener su reinado, combatira contra un Hulk no solo de manera física, sino también intelectual para que de esta manera pueda Bruce Banner acabar con uno de sus mayores miedos.

Titulo: Hulk: futuro imperfecto (Hulk: Imperfect future)
Guión: Peter David
Dibujo: George Perez

lunes, 3 de mayo de 2010

Los mamuts tenían sangre anticongelante

Para poder sobrevivir las adversas condiciones climáticas del Ártico los mamuts desarrollaron adaptaciones que se les permitieron vivir en condiciones adversas. Una de ellas fue una mutación que faculto que la hemoglobina presente en su sangre, la proteína necesaria para transportar la sangre que se inhibe a bajas temperaturas, actuara liberando oxígeno incluso a bajas temperaturas.

Se tiene conocimiento de que al enfriarse la hemoglobina, su consistencia se vuelve espesa, haciendo más difícil el poder liberar oxigeno. Por tal motivo ocurren trastornos como el congelamiento de tejidos o la gangrena. Sin embargo el mamut al experimentar este cambio, se volvió casi insensible al frío y pudo seguir abasteciendo de forma normal oxígeno a su cuerpo.

Para comprobarlo científicos de la Universidad de Manitoba, en Canada, analizaron el ADN de un mamut congelado cuyos restos son de hace 43 mil años. Sus descubrimientos les llevaron a la hipótesis de que una mutación en los genes les posibilito haber evitado la inhibición de la hemoglobina.

Tal adaptación está presente también en otros animales mamíferos que habitan en condiciones de clima ártico como es el buey almizclero o el reno. Tal cambio evolutivo ocurrido en el periodo pleistoceno, fue lo que evito la extinción del mamut.

Y es que se sabe que tanto el mamut como el elefante surgieron en África Ecuatorial, lugar desde el cual el mamut migro hacia el Norte hace dos millones de años. A diferencia del elefante, el mamut si pudo habitar en tales lugares.


El Professor Michi Hofreiter, de la Universidad de York, asegura la importancia del estudio radica en que ha permitido reconstruir el pasaje evolutivo de una especie extinta basados unicamente en el ADN.

Referencia

Kevin L Campbell, et al. (2010). «Substitutions in woolly mammoth hemoglobin confer biochemical properties adaptive for cold tolerance». Nature. doi:10.1038/ng.574

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...