viernes, 30 de abril de 2010

Ubuntu Lucyd Lynx 10.04 LTS

Aspecto visual de Ubuntu 10.04 Lucyd Lynx

Esta semana ha aparecido la versión más reciente de Ubuntu, la 10.04 que se caracteriza también por ser LTS (Long Term Support), la cual tendrá soporte técnico durante tres años para equipos de escritorio y de cinco años para servidores.

Dado que es una versión orientada a la estabilidad, son pocas las nuevas características y funciones que contiene, sin embargo son las suficientes para seguir consolidando esta distribución de GNU/Linux como una de las ćada vez más populares.

Ubuntu posee el escritorio Gnome, el núcleo Linux es el 2.6.32-21.32. A sus vez Kubuntu tiene como gestor de escritorio KDE 4.4 SC.

Mejora en la velocidad de inicio

La velocidad de arranque en esta versión se ha reducido considerablemente. Para conseguir tal objetivo se ha eliminado HAL de los procesos de inicio.

Nueva estética

Se ha dejado de usar el característico color marrón en el tema del sistema, adoptando ahora un color morado como base. Además los botones de minimizar, maximizar y cerrar se han colocado en la parte izquierda de la barra de título.

Se ha rediseñado la página de inicio del navegador apostando por un diseño limpio y minimalista, que incluye enlaces a la sección de ayuda, comunidad y tienda de Ubuntu.

Así también se han agregado nuevos temas que incluyen tanto fondos de pantalla como iconos acordes a cada tema.

Nuevos controladores para el hardware nVidia

El controlador Nouveau es ahora el predefinido para hardware nVidia. Este controlador aporta funcionalidades de aceleración 2D y se estima un fuerte desarrollo para poder ofrecer mayores funcionalidades. También es posible instalar los controladores propietarios de nVidia: nvidia-current (190.53), nvidia-173, y nvidia-96.

Integración social

La presente versión apuesta por la integración con redes sociales aprovechando las mejores en funcionamiento y diseño de Gwibber. De esta forma Twitter, identi.ca, Facebook y otras redes sociales pueden estar conectadas a través de MeMenu. Gwibber también soporta vista de columnas múltiples para monitorear las distintas redes de forma simultanea.

Nuevos identificadores

El área de notificaciones agrega nuevas funcionalidades haciendo más consistente su uso para la supervisión de tareas del sistema, comunicación y administración de la sesión. Los indicadores se han agrupado en dos categorías: indicadores de aplicación e indicadores de sistema; en un intento por buscar accesibilidad y consistencia.

Ubuntu One

Si bien es cierto que Ubuntu One fue presentado en versiones previas, se ha mejorado sus funciones. El servicio que surgió como un almacén de archivos en la red, ahora se ha integrado con la Ubuntu Music Store complementándose con los programas Rythmbox y Banshee. El resultado permite que las compras de música a través de la tienda sean almacenadas en Ubuntu One permitiendo la entronización con los reproductores.

En este sentido Ubuntu Music Store tiene completa integración y soporte nativos para los reproductores iPod Touch e iPhone, permitiendo que el usuario tenga más opciones al momento de realizar compras de música.

Ubuntu One tiene soporte para la sincronización de contactos con las agendas de algunos celulares, aunque sea una característica solo ofrecida para usuarios con cuentas de pago. En el aspecto de compartir archivos se ha mejorado al permitir compartir entre distintos sistemas operativos.

También es posible compartir marcadores de Internet y lo más importante es sencilla la configuración para decidir que información compartir y con quien.

Programas

Gimp no viene instalado por defecto, quiźa una de las decisiones más polémicas en Lucid Lynx, en su lugar aparece F-Spot, que a consideración de la comunidad es el programa básico para poder manipular imágenes.

Se ha incorporado Pítivi, un editor de vídeo: potente pero sencillo. Es un programa integrado con Gnome plenamente para las tareas más básicas.

El centro de software también se ha rediseñado, no en su funcionalidad pero si en su aspecto visual, posee dos categorías entre los programas instalados y los programas disponibles para su descarga.

¿Es posible una invasión extraterrestre?

Si una raza extraterrestre se enterará de nuestra existencia y viajarán a la Tierra, la especie humana bien podría ser extinguida, ha advertido el científico británico Stephen Hawking.

A través del cine y de novelas, la Tierra ha sido atacada, han experimentado con seres humanos y ha sido también invadida. Sin embargo para Stephen Hawking que ha estudiado con detalle la posibilidad de un contacto extraterrestre considera que no hay ningún riesgo.

"Volviendo a las películas, los alienígenas sólo vienen por dos razones", añade Seth Shostak, astrónomo que labora en la Búsqueda de Inteligencia extraterrestre (SETI -Search for Extraterrestrial Intelligence-) a la publicación Life's Little Misteries. En ellas se observa que "vienen por un recurso que no esta en su planeta o para usarnos en algún experimento de cría no autorizado". Ambas razones son motivadas por nuestros principales temores: ya sea el quedarnos sin recursos para poder seguir viviendo o quedarse sin medios para asegurar nuestra reproducción, concluye Shostak.

Sin embargo resulta poco lógico pensar que los extraterrestres desean realizar alguna de estas cosas. Los viajes espaciales son caros y requieren de una gran cantidad de recursos.

"Lo que existe en la Tierra, es posible que también exista en el lugar donde ellos habiten", considera Shostak. Si hubiera un recurso exclusivo en el planeta, es posible que se recurriera a un método para obtenerlo o producirlo sin necesidad de venir aquí.

Ahora bien, de existir una civilización extraterrestre lo suficientemente avanzada para realizar un viaje de tal magnitud, tendrían posiblemente robots avanzados, dijo Shostak. Para realizar un investigación en la Tierra, sería más probable que enviarán un robot antes de que vinieran ellos. "No se vería una compuerta abriéndose, de la cual sale un tentáculo sino más bien un brazo robótico".

David Morrison, director del espacio en el Centro de Investigación NASA-Ames, concibe que el contacto con extraterrestres es poco probable. Las comunicaciones serían más probables mediante ondas de radio, enviadas de una civilización a otra.

Se buscan señales de radio y se asume que al encontrarlas, serán muestras de una civilización más avanzada que la nuestra. Apenas ha pasado un siglo desde que se diseño la tecnología para enviar y recibir ondas de radio, lo que deja en claro que si recibiera una señal extraterrestre llegaría de un planeta distante a cientos o miles de años luz, reflejo de una civilización más avanzada.

Morrison es partidario de civilizaciones alienígenas pacíficas. "Alguien sugirió una vez que si una civilización sobrevivía cientos o miles de años, lo más seguro es que hayan resuelto todo tipo de problemas que tenemos. Eso espero", comenta Morrison.

Incluso de existir extraterrestres, tuvieran conocimiento de nuestra existencia y pudieran viajar hasta aquí, hay tan poca probabilidad de que envían un ejercito o equipo para atacar la Tierra, opina el escritor de ciencia ficción Jack McDevitt "Imagine reunir una fuerza invasión, sólo para colocarlos en contenedores en un viaje de años de duración".

Pese a que la idea de contactos entre extarterrestres y humanos, es un tema recurrente en la obra de McDevitt, considera poco probable que suceda. Los invasores tardarían demasiado en llegar a la tierra, además de que la civilización capaz de tal hazaña no dejaría que sus ejércitos lograran tal tarea.

Existen problemas más importantes de los cuales debemos hacernos cargo, finaliza McDevitt.

Referencia:

martes, 27 de abril de 2010

La mecanica cuántica del olfato


El olfato es el más misterioso de los sentidos y es erróneamente considerado como insignificante por la mayoría de la gente. El sentido del gusto, por ejemplo, consiste en gran parte del olfato - intente no aspirar olores nariz la próxima vez que usted come - y la reciente identificación de los receptores de feromonas putativas en humanos sugiere que el olfato afecta el comportamiento en caminos aún desconocidos .

La nariz humana, mientras no es tan sensible, como por ejemplo, la de un perro, detecta concentraciones muy bajas de moléculas odoríferas que se difunden a través del aire. El evento inicial en el proceso del olfato es el reconocimiento de una molécula de olor por los receptores olfativos, que son proteínas que se encuentran en el epitelio olfatorio. receptores olfativos son transductores -convierten la "información" en las moléculas odorantes en señales eléctricas que son enviadas al cerebro. Sólo cuando estas señales son procesadas en la corteza olfativa experimentamos el olor.

Mientras que el procesamiento de orden superior generado por receptores olfativos es relativamente bien conocido, se sabe muy poco sobre cómo los receptores traducen la información contenida en olores en señales eléctricas. Siempre se ha asumido que los receptores olfativos funcionan de la misma manera que los receptores de otros - a través de un  mecanismo'llave'-. De acuerdo con este modelo ya establecido para la interacción de un receptor con su ligadura (la molécula que se une a ella), el receptor reconoce la forma tridimensional de la ligadura y sólo puede ser activado por esa molécula específica. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, la señal de traducción se inicia con un evento de reconocimiento molecular.

En el caso del olfato, sin embargo, hay un problema. Un número finito de receptores olfativos reconoce un número aparentemente infinito de moléculas de olor. Así, aunque la forma y el tamaño de olores se sabe que es importante, los receptores olfativos también deben poseer alguna otra propiedad de detección para las sustancias odorantes.

A mediados de la década de 1990, Luca Turín, un biofísico que estaba entonces en la Universidad College de Londres, propuso un nuevo mecanismo para la tranducción de receptores olfativos. Pocas personas saben más acerca de cómo la nariz diferencia entre uno y otro olor que Turín. Debido a su experiencia en el olfato,  la casas de perfume francés Turín lo ha consultado acerca de sus nuevas fragancias.

En la UCL, oficina de Turín que emplea como laboratorio improvisado pasa gran parte de su tiempo en la sala larga y estrecha, sus paredes forradas de suelo a techo con botellas de perfume, sin descanso investigado la relación entre las estructuras de miles de compuestos aromáticos y sus olores. Su hipótesis fue publicado en la revista Chemical Senses:

... Receptores olfativos no responden a la forma de las moléculas, sino a sus vibraciones. [La teoría proporciona] un mecanismo detallado y plausible para la transducción biológica de las vibraciones moleculares: un túnel de electrones inelástica.

En un sistema no-biológicos, un túnel de electrones inelástica es "una forma no-óptica de la espectroscopia vibracional [que] se basa en la interacción entre los electrones de un túnel a través de una estrecha abertura entre los electrodos metálicos y una molécula en el espacio". En un sistema biológico, como el sistema olfativo, se trataría de un túnel de un electrón entre una molécula donante adecuada y residuos específicos, como aminoácidos con carga eléctrica dentro de los receptores olfativos.

La hipótesis de Turín no es controvertida -él dice que fue "ignorada en lugar de críticada"-. Pero ahora, en un artículo publicado en Physical Review Letters, Stoneham Marshall y sus colegas, de la UCL Departamento de Física y Astronomía, informan que han realizado cálculos que indican que la hipótesis de Turín es factible:

Probamos la viabilidad del mecanismo de [Turín] con un modelo simple, pero en general. El uso de valores de los parámetros en línea con los de otros sistemas biomoleculares, nos encontramos con el mecanismo propuesto es coherente tanto con la física subyacente y las características observadas del olfato, siempre que el receptor tiene ciertas cualidades.

El documento ha generado un cierto interés en la hipótesis de Turín. Y Turín, por supuesto, siempre ha sido firme en que su teoría es correcta. Hace varios años, estableció Flexitral, una empresa que diseña las moléculas de olor para su uso por la industria del perfume. En la sede de la compañía en Chantilly, Virginia, Turín y sus colegas han estado utilizando la teoría para predecir el olor de las moléculas de olor antes de sintetizarlos. La hipótesis de Turín explica no sólo cómo un número limitado de receptores olfativos puede detectar un número mucho mayor de olores, sino también por qué olores con estructuras moleculares muy similares puede oler muy diferentes, y por el contrario, ¿por qué moléculas con estructuras diferentes pueden tener olores similares?

Con el fin de obtener una cierta comprensión de la hipótesis de Turín, primero tenemos que examinar la estructura de los receptores olfativos. Los receptores olfativos fueron clonados por primera vez por Buck y Axel en 1991. En los mamíferos, los receptores olfativos son G-receptores acoplados a proteínas (GPCR). Los GPCRs constituyen la mayor superfamilia de proteínas conocidas. Los ratones tienen alrededor de 900 genes que codifican 1.200 receptores odoríferos  y los humanos tienen unos 350 genes de los receptores. GPCRs se incrustan en la membrana de las células olfativas, y tienen un motivo distintivo estructurales: la secuencia de aminoácidos de los cuales se componen.

GPCRs se nombran así porque contactan a proteínas intracelulares llamadas proteínas G de transducción de señales sensoriales. El mecanismo exacto de acción de GPCRs es desconocida, pero muy básicamente, se presenta de la siguiente manera. Cuando el receptor está inactivo, tiene un inactiva la proteína G unida a su superficie intracelular. La unión de un ligando a la superficie extracelular del receptor provoca un cambio conformacional en el receptor, que da lugar a la proteína G se active. La proteína G activada se libera de los receptores olfativos, luego une y activa a otras moléculas de proteína dentro de la célula, iniciando una cadena de reacciones bioquímicas.

Según la hipótesis de Turín, los receptores olfatorios actúan como espectroscopios biológicos, con la transducción de estímulos olfativos en función de la detección de la actividad en la escala subatómica. Turín propone que la unión de un odorante en el túnel de electrones inelásticos, por el que un electrón se transfiere de una molécula donante al receptor. El túnel de electrones activa el receptor y hace que el olor vibre. Son estos patrones de vibraciones específicos para el olor y que son detectados por los receptores olfativos. Incluso la más mínima diferencia en su estructura molecular por lo tanto produce un espectrograma de vibración diferente. En conjunto, la serie de receptores en el epitelio olfatorio cubren todo el espectro de vibración y por lo tanto puede detectar todos los olores posibles.

Entonces, ¿qué evidencia hay de que un túnel de electrones tiene lugar en los receptores olfativos? Como se mencionó anteriormente, Turín está utilizando con éxito su modelo para predecir el olor de los productos químicos antes de que se sintetizan. Turín tiene la teoría en la hace una serie de predicciones sobre las propiedades funcionales de los receptores olfativos. En primer lugar, porque la mayoría de olores no pueden someterse a la reducción-oxidación (o intercambio de electrones), en las reacciones los receptores deben obtener los electrones para hacer un túnel de otra fuente, tal vez un portador de electrones soluble o una enzima. Y, como muchas enzimas que requieren la transferencia de electrones de enlace de los iones metálicos, los receptores olfativos también se puede esperar que tienen sitios de unión de metales.

Análisis de secuencias de ADN de los receptores olfativos demuestra que estas predicciones son correctas. Los receptores olfativos que se han secuenciado ahora se sabe contienen un sitio de unión de una molécula llamada nicotanamide fosfato dinucleótido adenina (NAD (P) H), una molécula cofactor que se une a las enzimas y los electrones de intercambio con ellos. Análisis de la secuencia también muestra que los receptores olfativos tienen secuencias que están estrechamente relacionadas con él y que funcionan como sitios de unión de zinc. El zinc es conocido por estar involucrada en el olfato, como una deficiencia de los resultados de metal en la anosmia temporal, reversible (incapacidad para oler), pero su papel exacto no está claro. Turín sugiere que los sitios de unión de zinc en los receptores olfativos están involucrados en la unión a proteínas G, y que los iones de zinc se contribuirá a una moleculares "puente" a través del cual túnel de electrones durante el proceso de transducción.

Referencia:

viernes, 23 de abril de 2010

La psicología de las teorías de conspiración

Es triste aceptar que las teorías de conspiraciones cobran adeptos, desde los que consideran que el mundo lo gobiernan los Illuminati  hasta los que dicen que es una farsa la llegada del hombre a la Luna, pero es la vez un caso de estudio fascinante de la disonancia cognitiva.

La teoría de la disonancia cognitiva - una de las más influyentes teorías en la psicología social - fue iniciada por Leon Festinger , en la Universidad de Minnesota. En el verano de 1954, Festinger estaba leyendo el periódico de la mañana cuando se encontró con un pequeño artículo sobre Marion Keech, un ama de casa en las afueras de Minneapolis, que estaba convencida de que el apocalipsis se avecinaba (Keech era un seudónimo). Ella había empezado a recibir mensajes de los extraterrestres unos años antes, pero ahora los mensajes se estaban inquietantemente específicos. De acuerdo con Sananda, un extraterrestre del planeta Clarion que estaba en contacto regular con Keech, la civilización humana sería destruida por una inundación masiva en la medianoche del 20 de diciembre 1954.

La profecía de ciencia-ficción Keech pronto ganó un pequeño grupo de seguidores. Se confiaba en ella mediante adivinaciones y se marcó la fecha del Armagedón en sus calendarios. Muchos de ellos abandonaron sus empleos y vendieron sus casas. Los sectarios no se molestaron en comprar regalos de Navidad o hacer los arreglos para la dena de Fin de Año, ya que no existiría para entonces.

Festinger se dio cuenta inmediatamente de que el caso Keech sería un gran tema de investigación. Él decidió infiltrarse en el grupo haciéndose pasar por un verdadero creyente. Festinger estudio la reacción del culto la mañana del 21 de diciembre, cuando el mundo no fue destruido y no apareció ninguna nave espacial. ¿Podría Keech retractarse? ¿Qué pasaría cuando su profecía no se cumplió?

En la noche del 20 de diciembre, los seguidores de Keech se reunieron en su casa y esperaron las instrucciones de los alienigenas al acercarse la medianoche. Cuando el reloj marcó las 12:01 y todavía no había ninguún extraterrestre, los miembros del culto comenzaron a preocuparse. Algunos comenzaron a llorar. Los alienígenas los habían decepcionado. Pero entonces, Keech recibió un nuevo mensaje desde el espacio exterior, que rápidamente transcribió en su bloc de notas. "Este pequeño grupo que ha estado aquí toda la noche ha extendido tanto la luz", decían los extraterrestres: "que Dios salvó al mundo de la destrucción. No ha habido desde el principio del tiempo en esta Tierra una fuerza de bien y luz como lo hay ahora en este cuarto". En otras palabras, era su obstinada fe la que había impedido el apocalipsis. Si bien las predicciones de Keech habían sido falsificadas, el grupo estaba más convencido que nunca de que los extraterrestres eran reales. Comenzaron a hacer proselitismo a los demás, el envío de comunicados de prensa y de reclutamiento a nuevos creyentes. Esta es la forma en que reaccionó ante la disonancia de estar equivocada: al convertirse en aún más la certeza de que tenían razón.

Hay, por supuesto, algo muy preocupante sobre la disonancia cognitiva, ya que sugiere que nos doblegamos  sobre nuestras creencias pese a pruebas contradictorias. Si bien los neurocientíficos han comenzado a descifrar la anatomía de este defecto mental -se puede culpar a su circunvolución del cíngulo anterior -. Aunque todos somos vulnerables a la disonancia cognitiva (y el estilo paranoico siempre ha sido una presencia fuerte en la política) parece que desperdiciamos oxígeno cada vez más valioso en conversaciones sobre el vínculo entre el autismo y las vacunas. Después de todo, gracias a Google podemos encontrar "evidencia" que apoyo prácticamente cualquier creencia. Si usted puede imaginar una teoría de la conspiración, hay un sitio web por ahí que la promocione y un clan de hermanos en la fe que compartan su obsesión peculiar con agua potable fluorada y el Nuevo Orden Mundial. El resultado final es que nunca tenemos que retractarse. Siempre podemos encontrar otro enlace para "probar" que el gobierno está tratando de engañarnos o que los extraterrestres van a destruir la tierra a la medianoche.

Referencia:

Jonah Lehrer, "The Psychology of Conspiracy Theories", Wired.

viernes, 16 de abril de 2010

La máquina Rube Goldberg

Las máquinas Rube Goldberg son nombradas así en honor a su inventor Rube Goldberg, ingeniero estadounidense que fue también escultor, caricaturista y escritor.

Fue precisamente durante el desarrollo de la tira cómica "Las invenciones del Profesor Lucifer Gorgonzola Butts" que surgiría el invento que perpetuaría su nombre. Tales inventos eran dispositivos poco prácticos y demasiado complejos para realizar una tarea muy sencilla.

"De hecho, sus dispositivos fantásticamente complicados para lograr objetivos ridículamente sencillos constituyen hoy en día comentarios más profundos sobre nuestros tiempos de lo que fueron cuando su traviesa mente los concibió por primera vez hace ya varias generaciones", decía hace tiempo una editorial del periódico Sun-Times de Chicago. "Los ridículos dispositivos del inventor Rube Goldberg en sus años juveniles fueron los progenitores de las complejas creaciones mecánicas que hoy se dedican a tales sencillísimas tareas como recoger piedras en la superficie de la luna". Agregaba la editorial refiriendose al vehículo lunar Surveyor.

Referencias:

lunes, 12 de abril de 2010

Ingeniería inversa en la brújula cuántica de las aves

Créditos: Mikebaird

Los científicos están cada vez más cerca a la comprensión de las herramientas de navegación móvil que emplean las aves en su guía infalible, que se extiende alrededor del mundo a través de las migraciones.

La última pieza del rompecabezas es el superóxido, una molécula de oxígeno que se combinan con las proteínas sensibles a la luz para formar un compás en el ojo, permitiendo a las aves ver el campo magnético de la Tierra.

"Se conecta desde el mundo subatómico a la ave en todo", agrega Michael Edidin, un editor de Biphysical Journal.

El superóxido es la teoría propuesta por Klaus Schulten biofísico de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, autor principal del estudio y un pionero en magnetorrecepción aviar. Schulten publicó en 1978 la hipótesis de que algún tipo de reacción bioquímica se llevaba a cabo en los ojos de las aves, produciendo electrones que se verían afectados por sutiles gradientes magnéticos.

En el año 2000, Schulten refino este modelo, sugiriendo que la brújula contenía una proteína llamada fotorreceptor criptocromo, que reaccionaba con una moléculas aún sin identificar  en ese momento para producir pares de electrones que estaban en un estado de entrelazamiento cuántico -espacialmente separados, pero cada una podía todavía afectar a la otra-.

Según este modelo, cuando un fotón llega a la brújula, los electrones atrapados se encuentran dispersos en diferentes partes de la molécula. Las variaciones en el campo magnético de la Tierra causa que giren de manera diferente, cada uno de ellos sale de la brújula en un estado químico ligeramente diferente. El estado altera el flujo de las señales celulares a través de las vías visuales de un pájaro, en última instancia resulta en una percepción del magnetismo.

Descabellado como suena, la investigación posterior de varios grupos ha encontrado evidencia de tales células en el sistema. Experimentos moleculares sugieren que son realmente sensibles a la geomagnética de la Tierra y modelos computacionales sugieren un grado de entrelazamiento cuántico. Los físicos esperan usar electrones enredados para almacenar información en computadoras cuánticas.

Pero aunque el criptocromo sea probablemente parte de la brújula, la otra parte aún se desconoce. Hace poco otro grupo de investigadores en magnetorrecepción mostraron que el oxígeno podría interactuar con criptocromo para producir  los electrones necesarios . La última función propuesta por Schulten es el superóxido, un anión de oxígeno que se encuentran en los ojos de pájaro, que se ajusta a sus conclusiones.

Edidin advirtió que "esto todavía no es una demostración experimental. Es una posibilidad".

En cuanto al resultado de la percepción de la brújula, sigue siendo un misterio. Algunos investigadores creen que las aves pueden ver un punto en el borde de su visión, girando según la dirección que estamos enfrentando. Otros piensan que puede producir efectos de color o tonalidad. Tal vez las aves migratorias vuelan hacia la luz.

Referencia:

viernes, 9 de abril de 2010

Australopithecus sediba, el fósil de Malapa

Especímenes de Australopithecus sediba. Créditos: Science.

Hace unas semanas se dado a conocer la noticia de fósil, que se considera intermedio entre el Homo habilis y el Austrolopithecus. Conocido en un inicio con el nombre de fósil de Malapa, el Austrolopithecus sediba, (cuyo nombre significa "arroyo natural" en lengua sesotho). Su hallazgo ha sido presentado en la revista Science, aportando más información sobre el origen del género humano.

El Austrolopithecus sediba fue descubierto en agosto de 2008 en la cueva de Malapa, una cueva ubicada a 15 kilómetros del sistema de cuevas de Sterkfontein, cerca de Johannesburgo, Sudáfrica.

El hominido, del cual se han encontrado dos individuos casi completos, se trata de un varón joven y una mujer adulta. Sin embargo también se han encontrado dos individuos más, un niño y otra mujer adulta, los cuales no han sido presentados.

La mujer se identificó debido a la forma de su mandíbula  y de la cadera, mediante el análisis de la dentadura se calculó la edad, valuada entre los 20 y los 30 años, al momento de fallecimiento. El varón debía tener unos 12 años. Se tiene la hipótesis de que ambos especímenes pudieron haber sido conocidos, en incluso parientes, ya que la fecha de la muerte de ambos se diferencia en semanas e incluso horas de diferencia.

Sus brazos eran más largos que los de los seres humanos actuales, pero poseían un rostro más parecido al del ser humano que el Austrolpithecus. Su estatura era de un metro veinte centimetros de altura, la mujer debió haber pesado 33 kilos, en tanto el hombre unos 27 años. El cerebro del joven tenìa entre 420 y 450 centímetros cúbicos (en comparación con los 1200-1600 centímetros cúbicos de un adulto).

De acuerdo a su descubridor Lee Burges, de la Universidad de Witwatersrand, los restos encontrados tenían una mezcla de características tanto de Australopithecus, otras más simiescas y unas del género humano. Su cerebro, por ejemplo "parece estar más avanzado que el de los Austrolopithecus", comenta Berger. Posee características que "se pueden atribuir a los primeros miembros del género humano".

Su rostro también se emparenta con el del género Homo, tiene dientes pequeños y una nariz proyectada. Al mismo tiempo tiene brazos largos, como los de los actuales orangutanes, un rasgo que poseen otros Austrolopihtecus.

Sus dedos muestran evidencia de una vida arbórea, están curvados, una de las adaptaciones que le permitieron trepar. Sin embargo son a la vez cortos, como en los humanos.

Sus piernas son largas, sus tobillos están en estado intermedio entre los primeros homínidos y los humanos actuales. Su cadera y pelvis se acerca a la estructura que tiene el Homo erectus, de acuerdo a Berger y colegas. Lo cual parece indicar que el A. sediba pudo haber caminado de forma erecta y con zancadas, una forma más eficiente para poder caminar y correr.

Es también importante notar que no hay un dimorfismo avanzado, tanto macho y hembra son similares en tamaño y su forma física es idéntica, un rasgo de los Homo y que lo aleja de los Austrolopithecus. Esto de acuerdo al estudio, podría indicar que poseían un comportamiento social, en el cual no necesariamente un macho dominara un harem, además de ser más cooperativos los machos, en lugar de luchar por las hembras.

La datación indica que los resto proceden de hace 2 millones, para ello se ha usado un método radiométricos conocido como Uranio-Plomo que arrojo fechas entre los 2,024 a 2,026.millones de años. Otra evidencia sugiere que el estrato de los fósiles tendrían una antigüedad entre los 1,95 y los 1,78 millones de años.

¿Homo o Austrolopithecus?


Las características que posee lo ubican en el rango intermedio entre los Autralopithecus y los primeros seres humanos, coincidiendo inclusive la época en la que habitaron, ya que los fósiles más antiguos del Homo habilis, primeros del género humano, tienen una edad de 2,3 millones de años. Lo cual indicaría que el Austrolopithecus sediba es un ancestro inmediato del género humano.

Su hallazgo podría resolver una controversia surgida en paleoantropología sobre el origen del género Homo. Puesto que algunos los situaban su origen en Asia por el fósil Homo georgicus, que tiene una edad de 1,8 millones de años y fue descubierto en el Cáusaco.No obstante el sediba llevaría nuevamente el origen del ser humano a Ádrica, específicamente a Sudáfrica.

De acuerdo a sus descubridores, podría ser descendiente del Autrolopithecus Africanus, quien vivió de hace 2 a 3 millones de años y el ancestro más directo y reciente del género humano.

También es importante aclarar que no es un eslabón perdido. Una idea en desuso y que que sólo tuvo cabida cuando Darwin publicó su obra. La evolución no es una cadena, en al cual cada especie es un eslabón. Es en cambio más práctico concebirla como un árbol, donde cada especie es una rama.

Ambiente en el que habitó

De acuerdo a la evidencia obtenido por medio del fósil y la cueva en la cual se descubrió, vivió en ambiente similar al que hoy existe en la zona: planicies con valles boscosos.

De acuerdo a las hipótesis, ambos especímenes pudieron haber fallecido al caer en la cueva, donde antes había una entrada vertical, la cual fue inundada ya que se encontraron sedimentos. Eso último ayudo a fosilizar a los Austrolopithecus y evitar desaparecieran por completo.

Junto a los especímenes se hallaron restos fósiles de 25 especies animales, entre ellas hienas, perros salvajes, tigres dientes de sable, gatos salvajes, caballos, antílopes y conejos, etc.

Los fósiles están preservados en una sustancia parecida al concreto, que dificulta su estudio a los paleontólogos.

Referencia 

Berger LR, de Ruiter DJ, Churchill SE, Schmid P, Carlson KJ, Dirks PHGM, Kibii JM (2010). «Australopithecus sediba: A New Species of Homo-Like Australopith from South Africa». Science 328: pp. 195-204

lunes, 5 de abril de 2010

Un mundo sin flores

Créditos: Aussiegall

Durante un largo periodo, desde la aparición de la vida hasta el Cretácico, no existieron las flores, tampoco mariposas ni abejas polinizadoras o cualquier animal asociado a las angiospermas. Todo era verde, como un jardín zen. El mundo vegetal y la Tierra cambiaron radicalmente con el surgimiento de las flores.

Las angiospermas tienen otras diferencias, además de las flores, respecto a las demás plantas. Éstas son suficientes como para que, desde el punto de vista climático, un mundo sin plantas con flores fuera totalmente distinto al que disfrutamos ahora. De acuerdo a un estudio, si todas las angiospermas de la Tierra fueran sustituidas por otras plantas el mundo sería más cálido y seco, particularmente en los trópicos. De este modo, la aparición de las angiospermas en el Cretácico trajo consigo la evolución de los trópicos.

Las plantas actúan como tuberías que llevan el agua del suelo a la atmósfera, la absorben del suelo a través de las raíces y la evaporán, gracias a las transpiración, en las hojas. El impacto sobre el clima de este proceso es notable: alrededor de un 10% de la humedad atmosférica total proviene de las plantas. Las plantas pueden producir su propia lluvia.

Las angiospermas transpiran más que otros tipos de plantas debido a que tienen un sistema vascular más evolucionado. Esto significa que el efecto sobre la atmósfera de las plantas con flores es, por tanto, más importante que el de las otras plantas.

En la actualidad la mayor parte de la vegetación está constituida por angiospermas. Esto hizo preguntarse a C. Kevin Boyce y Jung-Eun Lee de la Universidad de Chicago en Illinois, paleontólogo y climatólogo respectivamente, qué impacto han tenido las plantas con flores sobre los patrones de tiempo atmosférico desde que aparecieron hace unos 100 millones de años, durante el reinado final de los dinosaurios.

Para simular un mundo sin angiospermas estos investigadores modificaron modelos climáticos para tener en cuenta una transpiración vegetal un 75% menor que la actual, que es la contribución de las angiospermas. El efecto observado fue complejo, algunas regiones más secas y otras más húmedas. Las parte este de Norteamérica, por ejemplo, recibía, según el modelo, de un 30% a un 50% menos de precipitaciones. Pero el mayor impacto se daba en las regiones tropicales de Suramérica.

Sin la presencia de angiospermas el promedio de precipitaciones en estas regiones decaía en 300 mm. En la cuenca del Amazonas la duración de la estación húmeda disminuía en 3 meses. La extensión de los bosques húmedos tropicales, que reciben 100 mm de lluvia mensuales, disminuía en un 80%. Los efectos no eran tan severos en otras áreas tropicales, como en África, que ya tiene muchos bosques secos.

Un mundo más seco sería peor para muchas otras especies. Como regla general, menor precipitación se traduce en una menor cantidad de especies vegetales y animales. Por esta razón los desiertos son biológicamente tan pobres. Así que la mayor capacidad de transpiración de las angiospermas podría haber tenido un gran impacto, no solamente desde el punto de vista ecológico, sino también evolutivo, ya que podría haber generado más especies tropicales, incluyendo a las propias angiospermas. Según Boyce las angiospermas modifican su ambiente de tal manera que fortalecen su propia diversidad. Por tanto, las plantas con flores juegan un gran papel en el clima de los trópicos.

Aún queda por estudiar cómo la aparición de angiospermas afectó al clima del Cretácico.

Referencia:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...